El presidente de la Federación Nacional de Comunidades de Regantes (Fenacore), Juan Valero de Palma, ha participado recientemente en el Salón Internacional del Campo (SICampo), donde ha defendido el modelo «flexible, abierto y democrático de las comunidades de regantes» y ha añadido que la independencia de estas organizaciones aporta el contrapunto y la garantía necesarias para evitar la contaminación política del agua.

De Palma destacó que las comunidades de regantes facilitan la gestión y administración racional de las aguas, distribuyéndolas con equidad y transparencia. Asimismo, remarcó la labor que hacen las comunidades de regantes para la Administración, ya que gestionan y pacifican el uso del agua, minimizando los conflictos y pleitos y resolviendo todos los problemas que surgen dentro de su zona regable. Finalmente, recordó que las comunidades de regantes facilitan al Estado la recaudación a los usuarios de los costes de funcionamiento y explotación de las obras hidráulicas.