La balanza comercial y el equilibrio territorial y social pueden ser puestos en jaque por la sequía

El informe presentado en San Telmo Business School pone de manifiesto que la sostenibilidad del sector agroalimentario andaluz podría verse seriamente amenazada por la falta de garantía de agua y, con ella, algunas de las fortalezas y mayores oportunidades de futuro para la economía andaluza. No en vano, el sector agroalimentario de Andalucía es el más grande de España (casi 19.440 millones de euros) y aporta el 13% del VAB regional y un aporte del 19,5% del VAB agroalimentario nacional. Supone además el 21% del empleo del sector en todo el país y un 16% de la ocupación total de Andalucía, generando un total de 489.848 empleos.

El informe, presentado por Francisco Carrasco, responsable técnico de Feragua, pone de relieve asimismo que las 5.604 empresas de la industria agroalimentaria de la región suponen el 18,5% del total del sector nacional, la mayor cifra de las regiones españolas. En términos de innovación, el sector agro andaluz concentra el 10,3% del total de grupos operativos de la Asociación Europea de Innovación en materia de productividad y sostenibilidad agrícola, y fue en el año 2022, el segundo mayor exportador de España, contribuyendo con el 21,4% del total exportado.

En consecuencia, la falta de disponibilidad de agua amenaza no solo las ventas de productos agrícolas andaluces, que en 2022 superaron por primera vez los 14.000 millones, sino, de forma inevitable, el superávit comercial de Andalucía (de 7.000 millones de euros en 2022) y, de forma fundamental, la cohesión y el equilibrio territorial, pues permite asentar directa o indirectamente a una cuarta parte de la población rural española.