Así lo muestra un informe elaborado por Feragua con la colaboración de San Telmo Business School y el patrocinio de Magtel, que fue presentado durante la ‘Jornada sobre el agua y la agricultura en Andalucía’, celebrada en la escuela de negocios.

Un informe elaborado por Feragua, con la colaboración de San Telmo Business School y el patrocinio de Magtel, y presentado en la ‘Jornada sobre el agua y la agricultura en Andalucía’, celebrada en la prestigiosa escuela de negocios, advierte que el déficit hídrico crecerá en todas las cuencas andaluzas, salvo la del Mediterráneo, si no se toman medidas añadidas a las contempladas en la actual planificación hidrológica. Y es que en algo más de tres lustros, concretamente de aquí hasta 2039, la insuficiencia de recursos en las cuencas del Guadalquivir, Guadalete-Barbate y Tinto-Odiel-Piedras se agravará en un 65%, pasando el desajuste entre la oferta y la demanda de 226 a 382 hm3, como consecuencia de la incidencia del cambio climático y el incremento de la demanda ambiental.

Según datos oficiales extraídos de la propia planificación hidrológica de las cuencas de nuestra Comunidad, sólo la Cuenca Mediterránea Andaluza logrará revertir su déficit actual de 183 hm3 gracias a las inversiones previstas en infraestructuras de desalación y regeneración, que permitirán la entrada de 200 hm3 con los que se compensará el descenso previsto de recursos superficiales y subterráneos. Especialmente amenazante es la situación en la Cuenca del Guadalquivir, donde la proyección del organismo de cuenca es que el déficit hídrico casi se duplique y donde el potencial de aplicación de los recursos complementarios (desalación y regeneración) es mucho menor que en las cuencas litorales.