Solo se contempla para el próximo ciclo hidrológico el estudio de la presa de Gibralmedina, en la Cuenca Mediterránea Andaluza, el análisis coste-beneficio de la regulación del río Álamo, en la Cuenca del Barbate y la culminación de Alcolea y desdoble de San Silvestre, en el Tinto-Odiel Piedras.

Los planes hidrológicos que se van a examinar presentan a nuestro juicio un déficit o lunar negro principal, debido principalmente a la parálisis de las políticas de incremento de regulación, cuestión heredada de anteriores legislaturas: la postergación de las obras de regulación al horizonte posterior a 2027, ya que lamentablemente no existen proyectos redactados y aprobados técnica y ambientalmente para poder ejecutarlos.

Desgraciadamente, desde que la Junta de Andalucía asumió las competencias de las cuencas intracomunitarias en 2005 y 2006, no se ha puesto en marcha ningún embalse en dichas cuencas, excepto el inicio de la presa de Alcolea, que lamentablemente está paralizado por decisión del Ministerio para la Transición Ecológica sin motivación técnica alguna, y que está previsto en la planificación hidrológica su culminación en el horizonte 2027, lo que necesita una pronta decisión del Gobierno central, que promueve este proyecto declarado de interés general del Estado. Para el próximo ciclo hidrológico, los respectivos programas de medidas de las diferentes cuencas solo contemplan:

– El estudio, que no la ejecución, de la presa de Gibralmedina, en la Cuenca Mediterránea Andaluza.
– El análisis coste-beneficio de la regulación del río Álamo, en la Cuenca del Barbate.
– La culminación de la Presa de Alcolea y el desdoble del Túnel de San Silvestre, en la cuenca del Tinto-Odiel Piedras.

En esta última Cuenca, el programa de medidas menciona, pero aplaza al horizonte posterior a 2027, las obras de bombeo de Bocachanza II, la presa de Pedro Arco y la Presa de la Coronada. Para el horizonte 2022-27, también se contempla, en las cuencas litorales y especialmente en la Cuenca Mediterránea andaluza, la puesta en marcha de estaciones de tratamiento de depuración terciarios para aprovechamiento de las aguas regeneradas con destino a regadío.