El conjunto de sistemas de Andalucía se encuentra al 37% de su capacidad, nueve puntos por debajo que el año pasado.

La situación hidrológica de Andalucía invita en el momento actual a la preocupación. Salvo el Tinto-Odiel-Piedras todas las cuencas andaluzas han llegado al ecuador del primer mes del año con sus embalses muy por debajo del estado de llenado que tenían el año anterior. Así, si el 13 de enero de 2020, los embalses andaluces estaban al 46,6% de su capacidad de almacenamiento, el 13 de enero de 2021 se encontraban al 37,3, es decir, 9,3 puntos por debajo.

El descenso más notable y preocupante es el que se produce en el Guadalquivir, que analizaremos de forma específica en la siguiente noticia con datos propios del organismo de cuenca. Sin embargo, la bajada es generalizada en el conjunto de Cuencas, con la mencionada excepción del Tinto-Odiel-Piedra, que mejora su situación en tres puntos, del 51 al 54%. El resto está peor. El Guadalete-Barbate baja 11 puntos, del 49 al 38%, y el Mediterráneo 4, del 49 al 45.

No nos queda, pues, otra que esperar que la situación cambie y lo que queda de invierno y la primavera se presenten húmedas. Las previsiones meteorológicas apuntan más bien lo contrario.