Llega la anhelada convocatoria de la Junta de Andalucía, que introduce mejoras con respecto a la de 2017.

Tres años después de la anterior, y con cierto retraso y el plazo muy justo para poder justificar las ayudas ante la Unión Europea, ha llegado la convocatoria de ayudas a la mejora de regadíos en Andalucía. Una convocatoria que introduce mejoras relacionadas con la simplificación en los trámites, la aclaración de los términos de justificación del ahorro del agua y los niveles de ayuda, que pueden llegar hasta el 80%.

Como puntos mejorables, debemos señalar la limitación de la ayuda a 5 millones por proyecto, que perjudica los niveles de ayuda de los que se pueden beneficiar los proyectos de modernización de comunidades de regantes de más de 1300 has, como es el caso de la CR del Rumblar en Jaén o de la CR Piedras-Guadiana en Huelva. Asimismo, consideramos que el presupuesto global de 37 millones es bajo, por lo que esperamos que pueda ser ampliado con nuevas ayudas, para que no deje fuera ningún proyecto de los que soliciten la ayuda y muy especialmente los de balsas de almacenamiento que mejoren la operatividad y costes energéticos de las zonas regables.

Una vez se publique en BOJA, las comunidades tendrán dos meses para presentar la solicitud de ayuda, que deberá ir acompaña de un anteproyecto de la obra que se pretende ejecutar. Las subvenciones van destinadas a comunidades de regantes, juntas centrales y comunidades generales para la mejora de regadíos en actuaciones de ámbito general y están financiadas en un 75% por los fondos europeos Feader.

Son objeto de ayudas los proyectos de desarrollo de infraestructuras que sirvan para optimizar el uso y el aprovechamiento del agua y de la energía. Igualmente, se dirigen a la implantación de infraestructuras ligadas a la disminución de la dependencia energética (autoproducción, mejora de instalaciones como motores o centros de transformación) asociadas a la modernización o mejora de regadíos y a promover la lucha contra el cambio climático a través de la optimización y mejor aprovechamiento de los recursos hídricos, como son las balsas de riego.

La ayuda oscila entre el 60 y el 80%, ya que por cada 5% de ahorro de agua justificado se concede un 5% más dentro de ese margen variable del 20%. Además, se podrá solicitar el pago anticipado de hasta un 50% del importe de la subvención. También se contemplan entre los criterios los sistemas de telecontrol para evitar pérdidas, la tarificación por medición de consumo real o la calidad del agua. Finalmente, se valoran los tipos de cultivos implantados, la mejora de instalaciones para reducir la dependencia energética y la zona de actuación del proyecto y sus condiciones de ruralidad.