Feragua venía demandando soluciones expeditivas para frenar el avance imparable de la propagación de esta especie.

Como ya informamos en su momento, la aparición del mejillón cebra en el embalse de la Fernandina, en el alto Guadalquivir, en Jaén, era una muy mala noticia que ponía de manifiesto los problemas en la aplicación y cumplimiento de las medidas de prevención, a la vez que evidenciaba la necesidad de tomar nuevas medidas de control y sanciones más duras para evitar la propagación de las especies invasoras.

A esta necesidad acaba de responder la Junta de Andalucía prohibiendo con carácter general la pesca en el embalse de la Fernandina “hasta que desaparezcan las circunstancias que motivan esta prohibición”, estableciéndose como excepción los entrenamientos y concursos oficiales de pesca deportiva así como el ejercicio de la pesca deportiva, aunque con limitaciones. Veremos si estas limitaciones son suficientes y logran evitar la propagación del mejillón cebra, que tanto daño ocasiona cuando coloniza las instalaciones de riego modernizadas al obturar tuberías, válvulas y estaciones de filtrado.