Hacemos balance de las mejores noticias del segundo semestre del año. Estas son las novedades con las que nos vamos más contentos al cierre de 2019.

Feragua, referente en I+D para el regadío. Somos conscientes de que suena un poco pretencioso. Pero pocas organizaciones suman ya el historial de Feragua en proyectos de innovación para el regadío. Con la puesta en marcha de Invarega, son ya siete los proyectos de I+D en los que hemos tenido una participación destacada. SUWANU, MOSES, DIANA, REUTIVAR, OPTAGUA, REDAWN e INVAREGA.

En la gran cumbre mundial del cambio climático. Ha resultado una gran satisfacción recibir la invitación del grupo Suez para participar en la Conferencia de Naciones Unidas sobre el cambio climático que se ha celebrado en Madrid. Pero la mayor participación ha sido quizás poder llevar a un foro con predominio de posiciones ecologistas la idea de que el cambio climático hace más necesarias que nunca nuevas obras de regulación para evitar inundaciones y combatir los ciclos de sequía. Es triste observar que en España no se ejecutan ni siquiera las obras contempladas en la planificación hidrológica. Es triste y es una tomadura de pelo. Del último ciclo de planificación en el Guadalquivir, por ejemplo, el nivel de ejecución es cero. Los problemas públicos no se combaten con palabras, sino con inversiones.

Proyectos de modernización autorizados. Los proyectos de modernización de Guadalete Margen Izquierda de Arcos (Cádiz) y Margen Derecha del Genil de Palma del Rio (Córdoba) han sido finalmente aprobados por la Consejería de Agricultura, después de que fueran resueltos favorablemente los recursos interpuestos contra la denegación de ayudas. Peor suerte corrieron los recursos presentados por las CR de Torre del Águila y Vega de Coria, ambos de la provincia de Sevilla, que se enquistaron definitivamente en el proceso de tramitación. No obstante, parece que la nueva administración andaluza tiene la firme intención de ser más resolutiva y ágil con las ayudas para el regadío y mejorar la nula actual ejecución presupuestaria de los fondos europeos. En esa dirección, y según se nos ha informado, la Consejería de Agricultura ya trabaja en una orden de ayudas a la modernización con una tramitación simplificada y sin las exigencias y requisitos desproporcionados que caracterizaron las convocatorias de ayudas en la etapa anterior. En concreto, el Ejecutivo tiene previsto eliminar la limitación de la eficiencia del 85% que dejaba fuera de los proyectos de mejora a los sistemas de explotación que riegan por gravedad y aspersión, paradójicamente los más necesitados de modernización.