Esa exigencia impedía acceder a las ayudas a los sistemas de riego por aspersión y gravedad.

En la reunión mantenida con Gómez Galera también pudimos saber que el Gobierno andaluz trabaja en estos momentos en una orden de ayudas a la modernización con una tramitación simplificada y sin las exigencias y requisitos desproporcionados que caracterizaron las convocatorias de ayudas en la etapa anterior.

En concreto, el Ejecutivo tiene previsto eliminar la limitación de la eficiencia del 85% que dejaba fuera de los proyectos de modernización a los sistemas de explotación que riegan por gravedad y aspersión. Son precisamente esos sistemas los más necesitados habitualmente de modernización y en los que puede lograrse un ahorro mayor, por lo que su exclusión de las ayudas resultaba un contrasentido que era preciso revertir.

close

Suscripción al boletín